Erlich Propiedades | Nada como una buena primera impresión
391
post-template-default,single,single-post,postid-391,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive

Nada como una buena primera impresión

Cuando usted decide poner en venta su casa, lo primero que debe hacer es ponerse en el lugar de un posible comprador que además tenga poca o ninguna imaginación.
¿Por qué? Porque eso le va a permitir tener la sensación que tendrá esa persona al visitar su propiedad. Es cierto que usted va a vender su propiedad como está, y que no va reformar ambientes o hacer la cocina o los baños para venderla. Pero lo que sí puede hacer es ordenar, dejar los ambientes de objetos innecesarios, arreglar pequeños desperfectos como puertas de placares que no cierran o persianas que no suben y tener todo lo más limpio y brillante posible y con el mejor aroma que pueda.
Es importante que los ambientes estén lo más despejados posibles y con la menor cantidad de elementos distractivos. Pilas de papeles, cosas tiradas, ropa apilada, etc. son como un imán para la atención de los compradores que pasarán a centrarse en eso más que en la propiedad, por más que racionalmente sepa que si comprara la propiedad la misma estará vacía. Por otra parte, uno de los valores más apreciados en una propiedad es la luz natural y el sol. Haga que el cliente aprecie esto (si es que lo tiene) desde que entra y en todos los ambientes. Es decir, espérelo con todas las persianas lo más altas posible, y si el ambiente tiene buena vista, con las cortinas lo más descorridas que se pueda. Cuando un cliente entró al ambiente y recién usted ahí levanto las persianas, ya es tarde. Su primer percepción fue de oscuridad, y aunque parezca mentira, esa va a ser lo que le quede grabado. Tenga en cuenta que este es su momento de ganar el máximo provecho de su propiedad. Limpie y acomode los ambientes, baños y cocina, ventile todo, trate de que haya aroma agradable, y levante todas las persianas.
Recuerde, los compradores potenciales prefieren ver lo hermosa que luce su propiedad en vez de escuchar cómo luciría con “un poquito de de orden y trabajo”.
¡No pierda la oportunidad de dar una excelente impresión!