Erlich Propiedades | Tengo muchas visitas a mi propiedad, ¡debe estar en súper precio!
432
post-template-default,single,single-post,postid-432,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive

Tengo muchas visitas a mi propiedad, ¡debe estar en súper precio!

Seguramente si tenés en venta tu propiedad, esta frase quizá te resuene.
Cuando una propiedad sale a la venta, muchas veces suele haber un aluvión inicial de visitas que en algunos casos al tiempo se detiene, en otros disminuye y en otros se mantiene estable.
Al pasar un tiempo de tener una propiedad a la venta que tiene un número importante de visitas, el propietario muchas veces se pregunta: “¿Pero qué pasa que viene tanta gente y no se vende?” , y empiezan dudas tales como si la propiedad se está mostrando correctamente, si convendría cambiar algo en el aviso o en la publicación, quizá darle una mano de pintura, etc.

Lamento desilusionar a más de uno, pero la realidad es que cuando una propiedad tiene muchas visitas y no hay ofertas, no hay segundas visitas, no hay interesados que pasen más allá de una primer visita; Estimado, lo que usted tiene es un problema con el valor de la propiedad.
A lo que usted seguramente responderá: “Yo escucho ofertas pero no he recibido ninguna”.
La explicación es más o menos la siguiente: los potenciales clientes hasta no visitar muchas veces una propiedad no pueden armarse un juicio de valor respecto de su precio, y de si la propiedad es de su interés. El tema es que quienes visitan su propiedad por ese monto o valor aspiran a comprar otra cosa, y quienes podrían ser los potenciales compradores de su propiedad en general no la visitan pues no se imaginan que la quita vaya a ser lo suficientemente importante para acomodarse a su presupuesto.

Para ser más claro veamos un ejemplo numérico: usted tiene una propiedad cuyo valor real de venta es de U$ 130.000. Pero usted supone que vale U$ 160.000 y por lo tanto acuerda que se pida por la misma U$ 175.000 para negociar. Quien va a visitar su propiedad, más allá que siempre tratará de comprar en el mejor valor posible, es alguien que busca en un presupuesto entre U$ 160.000 y U$ 175.000. Pero como dijimos que el valor real de su propiedad es de U$ 130.000, no es lo que busca quien la visita, que definirá su compra por otro lado. Es decir quienes visitan la propiedad no ofertan pues por el valor que buscan esperan otra cosa. Quienes podrían ser sus potenciales compradores son personas que miran propiedades entre U$ 130.000 y U$ 150.000, es decir que su propiedad nunca llegarán a visitarla pues escapa a su rango de búsqueda y por lo tanto ellos nunca podrán ofertar por la misma.

Moraleja: No pierda el tiempo. Puede ser que alguien pague un 3% o un 4% más de lo que su propiedad vale pero difícilmente alguien vaya a pagarla un 20% o más de su valor de mercado.